Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
sábado , agosto 17 2019
Regresar a Inicio / Noticias / Oriente / Agentes de PNC estuvieron a metros de la escena del crimen y no actuaron contra los sicarios
oznor

Agentes de PNC estuvieron a metros de la escena del crimen y no actuaron contra los sicarios

JALAPA | El reconocido jalapaneco y comerciante Fidel Marroquín, de 60 años; fue víctima de la violencia que enluta a diario a familias guatemaltecas y fue asesinado a balazos por dos sicarios en moto en la puerta de su negocio.

El hecho ocurrió sobre la Avenida Chipilapa y 3era Calle de la Zona 1 del Barrio La Esperanza de Jalapa, en donde quedo el cuerpo sin vida de Marroquín, luego que los hombres armados le acertaran tres disparos certeros que cegaron su vida al instante.

Este hecho ha generado consternación y repudio en la población, ya que las autoridades, hasta el momento no han hecho nada para frenar la violencia que en 12 horas, ha cobrado la vida de tres personas.

LA PNC NO REACCIONO Y NO ACTUÓ

Según testigos del crimen, ya que el sector donde ocurrió el ataque es muy transitado a toda hora por ser una de las avenidas principales de la ciudad de Jalapa, relataron a Oriente News que agentes de una auto patrulla de la Policía Nacional Civil pudieron haber generado capturas momentos después del ataque armado.

Se conoció que una unidad de la Policía Nacional Civil transitaba en ese momento por el sector y que aparentemente, los sicarios iban en una motocicleta delante de ellos, dicho testigo índico que los agentes de la unidad policial, se estaciono en la calle al momento que se escucharon los disparos en contra del señor Fidel Marroquín.

Lamentablemente, los agentes no actuaron ante la situación y ni se movieron para darles persecución a los responsables.

Verifica también.

Piloto de mototaxi muere al ser embestido por un tráiler en Jutiapa

JUTIAPA | El piloto de un mototaxi perdió la vida prensado entre los hierros retorcidos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *