Conéctate con Nosotros

59 Vuelta Ciclística a Guatemala

El análisis de la etapa Contrarreloj en Retalhuleu

Publicado

en

#59VueltaCiclística | Manuel Oseas el “Olímpico” Rodas continúa imbatible en las pruebas contrarreloj individual y ayer ratificó su poder al vencer en la quinta etapa de la 59 Vuelta a Guatemala, el recorrido entre Aldea El Rosario, en Champerico, y final en San Sebastián, Retalhuleu, lo que significó vestirse de líder en la reñida carrera.

El “Olímpico” cubrió los 33.5 kilómetros en 46m.21s. De esa forma aumentó a nueve sus triunfos en Vueltas a nuestro país. También, llegó a cinco victorias consecutivas en esa especialidad. Otra estadística en su hoja deportiva, es que elevó a 14 ocasiones en las cuáles ha lucido el emblemático suéter de líder. Esas son parte de las razones por las que es considerado la máxima figura del ciclismo guatemalteco de la actualidad.

Escoltaron a “Meme” el hondureño del Ópticas Deluxe, Luis Enrique López, a 30 segundos; Alfredo Esteban Ajpacajá, Decorabaños, a 33; el neozelandés Joel Yates, del Getaway, de Estados Unidos, a 43; el colombiano de Ediciones Mar, Carlos Gutiérrez, a 47, y Bryan Gómez, del Getaway, de Estados Unidos a 59. Rodas se adueño de la general con 13h.49m.33s. Con una diferencia de 26 y 29 segundos se instalaron el hondureño López y Ajpacajá, respectivamente, para ser los primeros tres de la clasificación.

Los corredores se enfrentaron a un poderoso adversario, el tiempo. Todos buscaron rendir al máximo con el afán de tener las mejores posibilidades en la etapa. La hidratación, un día antes de la prueba, además de dormir y alimentarse bien fue importante. El calor le pegó fuerte a los gladiadores. Se empezó a nivel del mar y se llegó a los 250 metros. El tiempo que empleó Rodas fue considerado bueno en un terreno que no fue plano, sino de constante ascenso, lo que obligó a los “ases” a no dejar de pedalear.

Otro inconveniente, fueron los 25 túmulos que encontraron los corredores. Eso les resto tiempo, porque hubo necesidad de dejar la posición aerodinámica para tener un mejor agarre del manubrio. La mayoría de ciclistas trató de llevar solo el peso necesario. Igualmente, bebieron líquido antes de empezar la carrera para no tener que hacerlo en la ruta. La última parte del recorrido fue en subida. El esfuerzo fue mayor, aunque se hace solamente con las últimas reservas de energía que se tienen.

“Los golpes por la caída del sábado no influyeron. Mi desempeño fue el normal. En todo momento estuve concentrado, enfocado en el objetivo. Eso fue un aliciente adicional”, manifestó Rodas Ochoa, quien uso por segundo año una bicicleta Trek electrónica para los cambios de piñón y plato. Las llantas fueron bien infladas porque eso permite un mejor desplazamiento. Después los triunfadores disfrutaron del espectáculo de la premiación y el punto final fue cuando “Memito” rocío a los fotógrafos con el tradicional champagne. Desde San Sebastián, Retalhuleu, compartimos está etapa. Gracias por seguir pendiente de su servidor. (Carlos Morales Chacón -Camoch-).