Conéctate con Nosotros

Nacionales

¡¡¡ATENCIÓN!!! Sólo se está vacunando a ancianos de los ASILOS, aclara Salud tras confusión, pero hay versiones encontradas

Hugo Oliva

Publicado

en

Por Tulio Juárez

Ciudad de Guatemala – Centenares de hombres y mujeres de la tercera edad están volviendo a casa sin haber sido inyectados contra el coronavirus, porque de conformidad con el Plan Nacional de Vacunación, dentro de la primera etapa sólo se incluye a los internados en asilos.

Mucho antes de que saliera el sol, numerosos adultos mayores llegaron -la gran mayoría llevada por familiares- a los centros habilitados para el efecto por Salud Pública, donde permanecieron de pie durante no menos de cuatro horas.

Todo obedeció a que desde ayer circulaba en las redes digitales, un mensaje de Twitter anunciando que los abuelitos y abuelitas – se entendía que de cualquier edad– podían asistir a los tres puestos para recibir la primera dosis del antídoto.

Tal circunstancia motivó un masivo movimiento de ellos y ellas hacia el Parque Nacional Erick Barrondo y Polideportivo del barrio Gerona, ambos en la zona 1, y a los campos del Roosevelt, zona 11.

Según intervenciones en las redes sociales, desde el jueves en esos tres puntos capitalinos vacunaban a ancianos sin necesidad de que ya estuvieran inscritos ante el MSPAS sino únicamente con la presentación del respectivo DPI.

Los ancianos madrugadores vieron frustrados sus deseos de recibir el fármaco, ya que a media mañana de hoy el ministerio aclaró en sus cuentas sociales que, como parte de la etapa 1, exclusivamente se incluye a huéspedes de asilos y al personal que tradicionalmente les atiende.

Lamentablemente en los alrededores de esos lugares, denunciaron internautas, se vio a patojos haciendo cola para vender el turno, la gente permanece en el mismo sitio entre 30 y 45 minutos, la fila de los abuelos y abuelas era más grande que la otra, etcétera, por lo que no existe ninguna consideración ante las canas y limitaciones físicas.

El twitt oficial aseveró que la fase 2 no ha principado y que es la que contempla aplicar la dosis inicial a adultos mayores de 70 años en adelante, especialmente si padecen enfermedades delicadas.

Entre éstas figuran la hipertensión arterial, diabetes mellitus y males delicados y crónicos de pulmones y riñones, cardiovasculares y cerebrovasculares, sida, cáncer, obesidad y aquellas que ameriten el uso de inmunosupresores.